EDC 2016

El concierto de origen neoyorkino tomó lugar en la capital imponiéndose en la ya famosa curva del autódromo de la ciudad. Concierto de altura: prometedor por la experiencia de vivirlo y garantizado por la sorprendente fama que ha adquirido.

Por tercera ocasión, las luces se consolidaron en colores que fijaron en nuestras pupilas dilatadas el éxtasis de cuerpos poseídos por música. Durante más de 8 horas vivimos un espectáculo de sonido pero también de figuras, placer y fluorescencias que se transformaban cada hora en una historia en la que se inicia con incredulidad pero termina por convencerte de realidades noved